lunes, 5 de mayo de 2008

Las niñas de pueblo...


...no pueden correr en la ciudad. Lo descubrí hace unos 30 años.


Yo me crié en una barrida de casas entre dos pueblos, no muy grandes. Mis amigos preferidos eran, por este orden: mi gata (y sus gatitos), la gata de la vecina, el perro del vecino, y todos los animales de la torre de mi amiga. Ella era afortunada. Tenía cerdos, gallinas, pavos, palomas, conejos, gatos, perros y más tarde, hasta un pony. ¡Esa casa era la bomba!. Me pasaba las tardes jungando a ser granjera, aunque mi madre no opinaba lo mismo cuando aparecia en casa con olor a mierda de cerdo. Pero a mí me gustaba. También me gustaba subirme a los árboles y comer alberjes verdes y luego beber agua, para demostrar a mi madre que no me entraban diarreas. Era una chica de campo, era fuerte. Ver las ovejas del Sr. Pascual era también divertido, y las cabras del Sr. Manolo. Pisaba charcos, jugaba con barro, me ensuciaba de hierba...en fin, lo normal.


Un día fuimos de visita a casa de mi tia, en un pueblo cercano. Cuando mi padre aparcó el coche en la plaza, junto a la casa, mis ojos no podian creer lo que veian. ¡Asfalto! Aún recuerdo ese olor por primera vez. Se me abrieron los pulmones y me escocía la garganta.


No pude contener el impulso de correr por esa plaza gigante y probar el nuevo y desconocido piso bajo mis pies. Y me lancé. Corrí y corrí y y corrí...y me caí.

Y sollozando, me dí cuenta que las niñas de pueblo no pueden correr en la ciudad.

10 comentarios:

guillermo elt dijo...

Solito... todo es cuestión de encontrar el "equilibrio"... Me imagino que en esa caida te desollaste las rodillas, las manos y los codos, no?... jejeje.

Mira que he corrido por la ciudad y el campo de pequeño... y en bici, por el campo... ni te digo. Y me he caido...ni te digo más veces... joder, si me he caido haciendo el paria!!!... jejeje
Besos.

Belén dijo...

Bueno, cuando yo llegué del pueblo a la ciudad, mis amigas nuevas no habían visto una gallina viva...

cada uno es lo que tiene

Besicos

Wycherly dijo...

Ahh que si corren!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es cuestión de práctica. Al final, después de conseguirlo, no volverás a correr por el campo...
(Te comprendo)

Sol solito dijo...

Guillermo, creo que ya lo he encontrado, pero el campo me tira que es una pasada. Besos

Belen, cada día pasa más. Una vez ví en Ainsa a un grupo de jovénes mirando un pavo, y parecia que estaban viendo un extraterrestre. ¿Que animalito es ese? Casi me muero de la risa...Besos

wycherly: Ahora corro en lo que haga falta, eh?

Pedro: Bueno, intento no perder mis orígenes y de vez en cuando me escapo al campo. Besos

Aldabra dijo...

Fantástico relato... me gusta imaginarte de niña chica... corriendo corriendo y corriendo... ¿no jugabas de pequeña a marearte?... yo sí... girar, girar y girar hasta no poder más

bicos,
Aldabra

Luca dijo...

Deberíamos aprender a disfrutar de mayores lo que nos divertía de niños. No pierdas tu inocencia y sigue corriendo.
Un beso.

Sol solito dijo...

aldabra: Si me vieras en alguna foto ¡Que muñeca! Y si, también juagaba a marearme...que divertio cuando el mundo gira y gira...Besos

Luca: Creo que mi afición por correr terminó ese día..jajajaja. Alguna vez lo he intentado de nuevo pero creo que ya se me acabó el tiempo. Ahora es el tiempo el que me encorre. Besos

Alma dijo...

Yo soy de asfalto, jo, pero con mar ehh? que os habéis creído, jajaja, con marrrr.

Besos salados

Sol solito dijo...

Pues yo ahora soy de pueblo turistico en verano, fantasma en invierno y con mar por todos lados. ¿Que te parece? Besos