jueves, 17 de abril de 2008

Control


Era feliz. Tenía un buen trabajo, se sentía valorada. Cada mes, pagaba religiosamente la hipoteca de un estudio que había comprado en el centro, con vistas al mar. De vez en cuando se daba el capricho de comprarse alguna prenda de firma. Vivía sola, y no tenía intenciones de que eso cambiara. Había llegado a ese punto en que se encontraba a gusto con la vida.


En cuanto a ella, no se veía mal. Ya empezaba a entrar en años, pero su cuerpo era generoso y sus carnes se mantenían aun firmes.


Tampoco tenía problemas con el sexo. Desde el divorcio, había estado con 4 o 5 hombres. Ahora frecuentaba la casa de Marcos. Era un buen tipo. Y había sexo. Sin compromiso.


Pero aquella noche ....... Había estado en su casa. Se había acercado después del trabajo.


Antes de cruzar la puerta de su apartamento ya sabía lo que iba a suceder. Dejaría su bolso en el sofá. Se saludarían....


-Hola, qué tal?

-Bien, bien

-Vamos....


Y a continuación se desnudaría para meterse en su cama. Llevaban casi 5 meses repitiendo el mismo patrón dos veces por semana.


El sexo con Marcos era gratificante. Ni duro ni blando. Para ella en su punto justo. A ella le gustaba y creía que a él también, aunque él nunca decía nada. Pero eso a ella, le agradaba.


Aquella noche, Marcos dijo:


-Marta...me he enamorado de tí.


Y a Marta se le hundió el suelo que pisaba, se mareó, le dió un vuelco el corazón, se le encogió el estómago,....


Cogió el bolso y salió corriendo del apartamento. Huía como no lo había hecho nunca, pero no huía de él, huía de ella. Porque en el mismo instante en que Marcos se lo dijo, se dió cuenta que ella sentía lo mismo.

10 comentarios:

Luca dijo...

Nada hay de malo en descubrir algo inesperado, si de aquello se puede disfrutar.

Un beso.

solsolitoalumbrameunpoquito dijo...

Y como se puede saber que lo que nos hes inesperado podemos disfrutarlo? Cómo saber que no nos va a hacer sufrir? Besos

Belén dijo...

Oh, yo tuve una experiencia de esas... acabó en drama...

Hay post jajajajjaaj si es que e smi terapia... hizo bien en salir corriendo, que se lo curren hombre!

Besicos

solsolitoalumbrameunpoquito dijo...

Tampoco es tan malo. Lo que pasa es que decirlo asi de sopeton!!!!

Besos

Aldabra dijo...

es un relato estupendo y muy bien escrito, en serio.

bicos,
Aldabra

solsolitoalumbrameunpoquito dijo...

Gracias Aldabra. Besos para ti tambien.

guillermo elt dijo...

Saldría corriendo detrás de tí, no??? poruqe, vamos, me haces eso a mí, teniendo la más mínima sospecha de que tu puedas sentir lo mismo ... y es que si te cojo, te arrastro por los pelos por todo el paseo marítimo... jejeje... que no, que lo que quiero decir es que si tú corres, yo correría tras de tí... para verte la cara y reirnos los dos un ratito luego... jejeje
Besos

carlota dijo...

hija, pues yo no me voy corriendo (a la calle no, desde luego ;)). Me arriesgaría, lo que no podría es quedarme con la duda de lo que pudo haber sido y no fué. Fuera miedos! a vivir, que la vida son cuatro días y hay que disfrutar del presente, del ahora... o no? Un besuco.

Celia dijo...

Yo también hubiera salido corriendo. eso no se puede soltar así, a las bravas, sin protección. Nooo, lleig!! A correr... piernas para que os quiero... yo también soy cobarde...

solsolitoalumbrameunpoquito dijo...

Guillermo:Tu lo habrias hecho? El correr detras de mi? Entonces no me cabria la menor duda. Era amor..

Calorta: Tal vez sea eso. Correr riesgos de vez en cuando. Nunca, nunca quedarse con la duda.....

Celia: Tu como yo.....Hay que ser valiente (que facil es decirlo..)

Un beso para cada uno de vosotros.